Skip to Navigation

Comunicado de apoyo a los activistas anti-TAV encausados por el lanzamiento de tartas a Yolanda Barcina

 
Nos dirigimos a todas las personas que hayan participado en colectivos o movimientos que han practicado de un modo u otro la deosbediencia civil para solicitar vuestra firma a esta carta de apoyo a los tartalaris contra el TAV que serán juzgados el próximo lunes 18-N en la Audiencia Nacional.  Os pedimos leer la carta y enviar vuestro apoyo ANTES DE LAS 12H DE LA NOCHE DE MAÑANA JUEVES 14 DE NOVIEMBRE a las siguientes direcciones , indicando vuestro vuestro nombre y apellido, junto con el colectivo o movimiento en el que participais (o habeis participado en el pasado). De este modo queremos publicar la carta durante el fin de semana.     A pesar de comunicar un poco tarde esta iniciativa, esperamos vuestra atención.  Muchas gracias. Mugitu!Mugimendua (movimiento de desobediencia al TAV)
Mugitu!Mugimendua (movimiento de desobediencia al TAV)


Ante el tratamiento mediático de la acción de lanzamiento de tartas a Yolanda Barcina y las acciones judiciales emprendidas contra sus autores, las personas abajo firmantes, participantes en diferentes movimientos que han desarrollado la desobediencia civil, deseamos manifestar lo siguiente:

En primer lugar, señalar que, a nuestro juicio, el lanzamiento de tartas contra Yolanda Barcina se puede encuadrar dentro de la Acción Directa Noviolenta y resulta una forma legítima de acción política. Entendemos que esta acción cumple con todos los requisitos establecidos por la tradición de noviolencia y desobediencia civil, por tratarse de un acto público, noviolento, consciente y político. Así, podemos hablar de acto público, porque se realiza en público, pudiendo compararse a una forma de reclamación, apelación o petición. También podemos hablar de acción noviolenta ya que en su desarrollo no se ha vulnerado ningún derecho fundamental, y el único bien jurídico que se ha podido ver perjudicado es el orgullo de la señora Barcina. Es acto político porque está fundamentado y regido por principios políticos en la medida en que apela a una concepción de la Justicia socialmente compartida y que se considera vulnerada, es decir, la necesidad de que el conjunto de la población tome parte en el debate y la decisión acerca de una infraestructura que tiene un enorme impacto social, económico y medioambiental.

En segundo lugar, esta acción continúa por el camino marcado por otras muchas activistas que han puesto en práctica una forma de acción que a través de la ridiculización de una “figura importante”, busca deshacer la «normalidad» de situaciones e interpretaciones dominantes, desnaturalizar y hacer visibles las situaciones cotidianas de poder, dominación y violencia y generar debate. Sólo hay que recordar algunos casos previos como los tartazos recibidos por representantes políticos como Nicolas Sarkozy, Helmut Kohl o Jacques Delors, y destacados responsables de corporaciones económicas como Bill Gates o Rupert Murdoch.

En tercer lugar, denunciamos que tanto el tratamiento mediático como el judicial desplegado contra los autores de esta acción, y que incluye, entre otros, su encausamiento en un tribunal de excepción como es la Audiencia Nacional o el intento de vinculación del colectivo a la izquierda abertzale y a la violencia de ETA, responde a una clara voluntad de:

-desprestigiar socialmente al movimiento anti-TAV y los objetivos que persigue,

-desmovilizar y desactivar, a través del miedo a la represión y a las condenas, al colectivo de personas que lo componen, y por extensión al resto de movimientos sociales que trabajan por la transformación social,

-lanzar el mensaje de que el sistema y sus responsables políticos y económicos son intocables.

También queremos recordar que el verdadero problema es el TAV y no los tartazos. La destrucción del entorno natural, el desaforado despilfarro económico y el impacto social que supone esta infraestructura justifican acciones de este tipo, que buscan ser la herramienta para denunciar este despropósito. La falta de debate social y de participación ciudadana en todo lo relacionado con la construcción del TAV ha obligado a los colectivos que se oponen a él a recurrir a formas no ortodoxas, pero legítimas, de participación política.

Firman: (nombre - apellidos, participante en tal colectivo o movimiento --señalar)

 

 

 

Comentarios

Los comentarios anónimos están moderados, por lo que no se garantiza su publicación, sólo los usuarios registrados podrán comentar sin moderación.
La redacción del Rojo y Negro no se hace responsable de los comentarios vertidos, al tiempo que se reserva la eliminación de los comentarios de carácter sexista, racista, autoritario, o arbitrariamente insultantes hace personas concretas, así como el bloqueo del usuario que de forma reiterada no respete estos límites.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Enter the characters shown in the image.