Skip to Navigation

Entrevista a Miquel Izard: "Nos han ocultado el verano del 36"

 

El profesor emérito de historia de la UB Miquel Izard publica el estudio más profundo hasta ahora sobre «lo inverosímil verano del 36", el libro "Que lo sepan Ellos y no lo olvidemos nosotros. El inverosímil verano del 36 en Cataluña" , con anécdotas, curiosidades y datos de los cambios en la vida cotidiana en Cataluña durante la única revolución anarquista de la historia Miquel Izard ha pasado años y años estudiando todo lo que pasó aquel «inverosímil verano del 36" en la Cataluña anarquista y republicana. 

Miquel Izard


Su trabajo de investigación es un exhaustivo estado de la cuestión sobre el proceso revolucionario iniciado en julio de 1936, pero centrado en la vida cotidiana, las colectivizaciones de fábricas, las nuevas formas de educar y los cambios en la moral de una época que nunca volverá.

¿Existió o no una revolución anarquista en Cataluña?

Mientras los dirigentes hacían la guerra y la revolución en Cataluña pasaron muchas cosas. Quería saber si la gente seguía yendo a la playa, si veían los mismos espectáculos, si festejaban igual ... Me di cuenta que el verano del 36 en Catalunya tuvo lugar un fenómeno muy estimulante a nivel material-colectivizaciones de fábricas-, sanitario-con una reforma de 180 grados y construyendo seis hospitales en tres meses-, pedagógico-la escuela unificada con el referente de Ferrer Guardia-, cultural y de relaciones humanas. Esto nos lo han ocultado.

Algunos historiadores aseguran que en verano del 36 sólo hubo asesinatos e incendios de iglesias. Esta simplificación es una grosería. Aquellos meses había entusiasmo, ilusión y se creía que todo era posible. No diría que fuera una revolución anarquista, sino mucho más que anarquista. La sociedad eliminó las relaciones de superioridad entre las personas, el machismo, las mujeres decidían cómo vestirse, las parejas iban de la mano ... Este entusiasmo arrastró a miles de personas que no tenían nada que ver con el anarquismo o la CNT. Creo que ocurrió algo inverosímil.

Póngame ejemplos concretos de este inverosímil verano.

En Barcelona había una gran cantidad de viejos y niños abandonados: gente de la calle. Hasta el verano del 36 el Ayuntamientometía a algunos en un depósito de aguas, húmedo, sin ventanas, frío ... en unas condiciones infrahumanas. En julio del 36 un grupo de personas se apoderaron de un colegio de las Teresianas en Sant Gervasi que estaba abandonado y llevaron a todas aquellas personas allí. La sanidad y el cuidado de las personas mejoró muchísimo. Los médicos trabajaban media jornada por la sanidad pública y media en su consulta, por primera vez hubo asistencia psiquiátrica, se mejoró la técnica de los partos ...

Empresas y fábricas colectivizadas, ¿funcionaban?

Una semana después del golpe militar la mayoría de fábricas volvieron a trabajar aunque muchos propietarios habían huido. A la mayoría de trabajadores les gustaba su trabajo, pero lo que era insoportable eran las malas condiciones de trabajo. Los de la España Industrial, una de las más grandes de Barcelona, ​​se reunieron espontáneamente en un cine de Sants y decidieron seguir trabajando. Crearon una asamblea formada por doce mujeres trabajadoras y algunos técnicos para tomar todas las decisiones de la empresa. Redujeron la jornada laboral y poner una guardería, una escuela para sus hijos y para los adultos, una biblioteca, una sala de conciertos ... Esta gente creía que la fábrica podía ser un lugar amable.

¿Qué cambios se hicieron en las costumbres y la moralidad?

Los anarquistas, que eran los ideólogos de la revuelta, eran una gente muy puritana y no veían con buenos ojos beber, fumar o la prostitución. Por eso hicieron campañas explicando que el tabaco era malo para la salud o para intentar poner fin a la prostitución. La sociedad catalana de la época, dominada por el aparato represor del Estado, los militares y la Iglesia, era muy conservadora. En la playa, la gente tenía que ir con albornoz; cualquier cosa podía ser considerada un pecado; había tabúes absurdos como manifestar en público tu afecto por la mujer o el marido; había que ir al cine con traje y corbata ... Todo esto cambió en unos pocos días. Eran unas normas que enfadaban a todos y, por ello, fácilmente fueron eliminadas. Las mujeres se empezaron a vestir con pantalones, las parejas se besaban en la calle, las mujeres podían ir con bañador en la playa ... ¡Era la libertad! El fenómeno, dura sólo tres meses.

El estallido, sin embargo, tuvo una cara más oscura. ¿Hubo asesinatos, hambre y descontrol?

Sí hubo hambre y asesinatos, pero no hubo descontrol. Anarquía no es caos, es ausencia de gobierno. La guerra tuvo parte de culpa de todo lo malo que pasó. Desgraciadamente en Cataluña fueron asesinadas en tres años más de 8.000 personas, la mayoría de ellas en el verano del 36. En la revolución inglesa, francesa, mexicana o rusa proporcionalmente hubo muchas más, pero las muertes no son lo único que se explica de ellas. Hay que decir, sin embargo, que las comarcas con un porcentaje de muertes mayor son las zonas agrarias de Tarragona y Lleida, donde la CNT no tiene implantación. Habría que preguntarse qué represión habían sufrido antes estas zonas para reaccionar así. No hay que olvidar el contexto de represión desde hacía siglos a manos de la Guardia Civil, la Iglesia o los pistoleros de la burguesía. También es cierto que muchos aprovecharon el momento de cambio para las venganzas personales.

El niño de la guerra, 78 años después.

Hijo de un padre conservador y católico, se pasó los años de la Revolución del 36 rezando rosarios y padrenuestros por los «errados». Miquel Izard (Barcelona, ​​octubre de 1934) fue uno de esos «errados». Dejó el negocio familiar de la farmacia para estudiar letras en Barcelona y la Sorbona. Participó en la Caputxinada de 1966 y fue expulsado de la universidad. Entonces, para poder continuar sus investigaciones académicas, tuvo que exiliarse en Venezuela, donde se convirtió en un especialista en América Latina. Volvió a Cataluña en los setenta, consiguió plaza de profesor de historia en la UAB, primero, y en la UB, después. Discípulo de historiadores como Pierre Vilar y Vicenç Vives, Izard ha centrado sus estudios en la Cataluña obrera y popular y, en concreto, ahora publica el libro "Que lo sepan Ellos y no lo olvidemos nosotros. El inverosímil verano del 36 en Buenos Aires "(Virus editorial 2012).

Miquel Izard

* Entrevista realizada por Sergi Picazo publicada en el suplemento Presencia del diario El Punt Avui

http://www.cgtcatalunya.cat/spip.php?article8679

Comentarios

Los comentarios anónimos están moderados, por lo que no se garantiza su publicación, sólo los usuarios registrados podrán comentar sin moderación.
La redacción del Rojo y Negro no se hace responsable de los comentarios vertidos, al tiempo que se reserva la eliminación de los comentarios de carácter sexista, racista, autoritario, o arbitrariamente insultantes hace personas concretas, así como el bloqueo del usuario que de forma reiterada no respete estos límites.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Enter the characters shown in the image.