Skip to Navigation

Accidente mortal en un tendido aéreo de Telefónica

 

Se adjunta nota de prensa sobre el más reciente episodio de "Sus beneficios llenan las cajas" del sector teleco.

Los primeros días tras el accidente, la prensa ’profesional’ (la que no publica nada de/sobre CGT salvo para calumniar, despistar, desprestigiar…) informó de forma imprecisa y contradictoria. A partir de la ’alerta’ de la sección de Valencia de CGT-Telefónica, la sección de Madrid investigó el asunto (Sermanred, patrona del fallecido ; Servicio de Prevención de Telefónica, Insp...

CGT Telefónica


Se adjunta nota de prensa sobre el más reciente episodio de "Sus beneficios llenan las cajas" del sector teleco.

Los primeros días tras el accidente, la prensa ’profesional’ (la que no publica nada de/sobre CGT salvo para calumniar, despistar, desprestigiar…) informó de forma imprecisa y contradictoria. A partir de la ’alerta’ de la sección de Valencia de CGT-Telefónica, la sección de Madrid investigó el asunto (Sermanred, patrona del fallecido ; Servicio de Prevención de Telefónica, Inspección de Trabajo…) y visitó el lugar del accidente. Hasta el viernes 20 no contamos con (casi) todos los detalles.

A pesar de que Telefónica, propietaria del poste mortal, debió informar con celeridad a los Comités (Provincial y Central) de Seguridad y Salud, no lo hizo. Es repugnante que nuestro sindicato deba enterarse "por la prensa".

CGT Telefónica

Otro trabajador pierde la vida intentando ganársela

ACCIDENTE MORTAL EN UN TENDIDO AÉREO DE TELEFÓNICA

El pasado martes 17, F.A.L. de 25 años, falleció en un nuevo accidente laboral que pudo haberse evitado. Alrededor de las 13:00 h este trabajador empleado de Sermanred S.L., subcontrata de Dominion, contrata a su vez de Telefónica, se precipitó contra el suelo junto al poste telefónico en el que trabajaba. La modificación del trazado de línea aérea, a consecuencia de la obra en la carretera M-609 de Colmenar Viejo a Soto del Real, en la zona del acceso a la cárcel de este último municipio, ha segado la vida de este joven a quien los servicios de urgencia, desplazados en helicóptero, no pudieron reanimar tras el brutal aplastamiento torácico-abdominal.

Tendrá que ser el Juzgado de Primera Instancia de Colmenar Viejo con la ayuda de la Inspección de Trabajo los que arrojen luz sobre los desencadenantes del mortal accidente y sus responsables. Serán quienes valoren las condiciones en las que se produjo y sopesar que parte de culpa tuvo que el poste (propiedad de Telefónica) estuviera podrido,o que la constructora, que ampliaba la carretera, arrancara con sus máquinas uno de los cables que lo atirantaban y debilitara su estabilidad ; también deberán estudiar, entre otras circunstancias, si el procedimiento de actuación para el desmontaje de una de las líneas de telefonía fue o no el adecuado,o si el accidentado cumplía con las normas de prevención (sus compañeros aseguran que tenía puesto el arnés de sujeción para trabajos en altura) y si había recibido la adecuada formación en prevención.

Pero lo que se evidencia, día tras día, es que los intereses mercantilistas situados por encima de la prevención de las y los trabajadores son incompatibles con su salud y con su propia vida, y que la macabra ecuación subcontratación = mortalidad se cumple una vez más. Y es que, una empresa como Telefónica ha pasado de ser pionera en los servicios de prevención -normativa interna de prevención de los años 80 sigue estando por encima de la propia Ley de Prevención del año 95-a dejarla en manos de las contratas y subcontratas donde la prevención es una cuestión menor, como así lo demuestran los datos de accidentalidad y mortalidad en aumento, como en la comunidad de Madrid donde, a pesar de que la crisis haya disminuido sensiblemente la actividad empresarial, la cifra de muertos asciende ya a casi 60.

La liberalización del Sector de las Comunicaciones y la privatización de Telefónica han convertido nuestro sector -como ocurrió en muchos otros y lo persiguen para muchos más-en un campo de batalla donde priman los objetivos económicos frente a la seguridad y salud de los y las trabajadoras. Son las políticas neoliberales y las empresas que las secundan culpables de que la prevención se diluya en la larga línea de las subcontrataciones. También es culpable un estado que lejos de conseguir la integración de la cultura preventiva en las empresas mediante el desarrollo de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, no impide que nuestros puestos de trabajo se conviertan en nuestra tumba.

http://cgtsft.org