Skip to Navigation

L’Ocell Negre y la CGT piden retirar la calle a Sangenís

 
Miembros del Casal Independentista L’Ocell Negre y representantes de la Confederació General de Treballadors (CGT) protestaron ayer de forma conjunta contra la decisión de dar el nombre del ex alcalde franquista Casimiro Sangenís a una de las calles de la zona de nueva urbanización de Pardinyes, junto al Barris Nord. El colectivo independentista propone cambiar el nombre del ex alcalde por el de la maestra comunista Josepa Uriz, que trabajó en Lleida desde 1921 hasta la Guerra Civil.


Con motivo de la celebración ayer del Día de la Hispanidad, l’Ocell Negre manifestó su rechazo tanto a la fiesta en sí como al decreto de alcaldía que en 2002 aprobó el nombre de esta calle, una crítica que materializó con una placa simbólica dedicada Uriz. “El 12 de octubre es un formalismo cultural que encubre la exaltación de genocidios y las imposiciones españolistas”, declaró el portavoz del grupo, y añadió que “no se debe dedicar calles a los verdugos que con la fuerza de las armas destrozaron la vida y los proyectos de todo un pueblo”.

Cambio de nombre

Manel López, de L’Ocell Negre, explicó que “lucharemos para que se retire la decisión” de dedicar la calle a Sangenís, pese a que Sàez comunicara ayer a la CGT que no hay vuelta atrás en este tema. López calificó de “inaceptable” que Lleida conserve “estos residuos de la dictadura del general Franco”.

La propuesta de homenajear a Sangenís poniendo su nombre a una calle fue aprobada por un decreto de alcaldía en 2002, tras la muerte del ex alcalde en diciembre del año anterior. Al conocer la decisión CGT y ERC manifestaron su rechazo, y los republicanos, entonces en la oposición, criticaron que no se hubiera sometido a votación en la Paeria.

Ahora la propuesta se materializará en una de las nuevas calles de la urbanización de los alrededores del Pavelló Barris Nord, en Pardinyes, un vial que ahora todavía no está abierto. La alternativa que defendió el colectivo independentista es el nombre de Josepa Uriz, que fue maestra en Lleida desde 1921 hasta la Guerra Civil y más adelante en el exilio. En cambio, el Casal criticó que “Sangenís, alcalde entre 1967 y 1974, fue un miembro destacado de la oligarquía franquista en Lleida”.

Lleida - M. Serret
lamanyana.es